Conecta con nosotros

Internacional

Algunos países comienzan a levantar gradualmente las restricciones al confinamiento con gran cautela.

Editor VCN1

Publicado

a

Minimizar al máximo el número de víctimas de la pandemia o intentar proteger la economía y con ello el sustento de millones de ciudadanos. Ese es el dramático dilema en el que se debaten los gobiernos de todo el mundo ante los devastadores efectos, tanto en la salud como en la actividad productiva, del coronavirus Covid-19. El confinamiento y las medidas de distanciamiento social han sido, en mayor o menor grado, la respuesta generalizada ante el rápido contagio de la enfermedad, con la consiguiente parálisis de la economía. Nunca antes el mundo se había detenido tan en seco pero, después de semanas de parón, cobra fuerza el debate sobre si es ya momento de ir abriendo la mano y facilitar el regreso paulatino a la actividad o si es necesario prolongar un poco más el confinamiento, con tal de evitar un rebrote del virus de consecuencias aún más demoledoras.

La evolución del número de fallecidos y de contagios es la que marca el calendario para el final del confinamiento, pero también crece en paralelo la presión por ir favoreciendo una vuelta a la normalidad que no agrande aún más el agujero en el crecimiento económico. En BBVA Research calculan que la prolongación del confinamiento en la economía española durante una semana más equivale a un deterioro en el PIB de entre medio punto y un punto. Es decir, de un derrumbe del 8% este año si el confinamiento se levanta a mediados de mayo a pasar al 10% de caída si se extiende en el tiempo. El Banco de España ya ha avanzado que la economía española podría retroceder hasta el 13,6% si el confinamiento que impone el estado de alarma se alargara hasta mediados de junio.

El Gobierno español obtuvo esta semana el respaldo del Parlamento para extender el estado de alarma hasta el 9 de mayo y ya ha accedido a medidas de cierta flexibilidad como permitir la salida a la calle de los niños a partir de este domingo. Italia, otro de los países del mundo más azotados por la pandemia, prevé comenzar la reapertura de la actividad el 4 de mayo y en Alemania ya han empezado a rebajar las restricciones con la reapertura de los comercios pequeños y medianos.

“La perspectiva de salir de los confinamientos se está materializando en Europa, con más países desvelando los calendarios de relajación de las medidas de contención. En este sentido, es necesario que se cumplan algunas condiciones, particularmente una mayor capacidad para hacer test, pero deberíamos ver una normalización gradual por el lado de la oferta en las economías europeas a mediados de mayo”, augura Gilles Moëc, economista jefe de AXA IM.

La referencia de mediados de mayo sigue aproximadamente la secuencia de lo sucedido en China, el país en el que estalló el coronavirus y que lleva la delantera sobre el resto de economías mundiales en el regreso a la normalidad. Una normalidad en cualquier caso incompleta y que se prevé plagada de limitaciones por un largo tiempo, aún muy incierto. Así, finalizado el confinamiento, permanecerán las restricciones en la movilidad, en el uso del transporte público, en un nuevo escenario en el que el uso de mascarillas y guantes pasará a ser habitual y en el que queda por delante la titánica tarea de poner en marcha la economía.

“En China se están manejando relativamente bien en términos de recuperación de la producción aunque están claramente por debajo de los niveles de finales de 2019. Sin embargo, ¿a dónde van a enviar sus productos si el resto del mundo permanece cerrado? Se necesita que todo el mundo vuelva a la actividad. Y en este sentido hay que asumir que la reapertura en Europa va a estar muy condicionada a que no desemboque en una nueva catástrofe sanitaria. Por lo tanto, tenemos que ser pacientes. No va a volver a la actividad el 100% de la población, va a ser muy gradual”, explica Esty Dwek, estratega de macroeconomía de Natixis IM.

Evitar el rebrote
Después del esfuerzo de semanas de confinamiento y de parálisis económica, el objetivo es que no haya un rebrote de la pandemia. Y en esa misión colectiva, la composición del tejido productivo de cada país va a ser determinante para su marcha económica. “El mayor peso en la economía española de la restauración y el turismo hará que la recuperación en el tercer y cuarto trimestre sea más lenta en nuestro país que en el norte de Europa y en Estados Unidos”, advierte Roberto Ruiz Scholtes, director de estrategia de UBS Banca Privada en España. No en vano, los sectores más directamente afectados por el confinamiento y las medidas de distanciamiento social –como el hotelero, la restauración, el comercio minorista y las actividades culturales y deportivas– tienen un peso cercano al 15% del PIB español, recuerdan desde Funcas, donde prevén que la hostelería sufra este año el mayor descalabro, una caída en su PIB del 20%.

Además del peso del turismo y la hostelería, que a duras penas habrán recobrado cierta actividad hacia finales de año, otros dos grandes factores juegan en contra de España en el regreso a la actividad. “El predominio de las pymes y el excesivo empleo temporal crean en el caso de España un círculo vicioso que otras economías no tienen”, advierte Miguel Cardoso, Economista Jefe para España en BBVA Research. Así, las grandes empresas tienen un mayor músculo financiero y mejor acceso al crédito que una pyme, condición de más del 90% de las compañías españolas.

“Es muy difícil poner en marcha una empresa paralizada. Y tras seis semanas de estado de alarma, hay mucha presión para ir abriendo la mano. El problema es que vamos a salir con riesgo, hay un enorme retraso con los test y es necesaria una visión global del total de personas contagiadas”, defiende Antonio Pedraza, presidente de la Comisión Financiera del Consejo General de Economistas.

Mientras no haya vacuna o un tratamiento realmente exitoso frente al coronavirus, el regreso a la actividad tendrá que ser necesariamente gradual. Y sin triunfalismos. Desde Goldman Sachs apuntan que los países que están saliendo del túnel del confinamiento dejan varias lecciones: el calendario inicial de reapertura es a menudo demasiado optimista; incluso los países más azotados por la pandemia terminan por adoptar planes de reapertura graduales y conservadores, y la recuperación es más fácil y rápida en el sector de las manufacturas y la construcción que en los servicios.

Según recuerdan en AXA IM, en la semana entre el 10 y el 17 de abril, el número de casos subió en promedio un 8,1% en Japón, provocando una extensión del estado de emergencia en Tokio y otras prefecturas urbanas. Incluso en Singapur, el país visto como el más exitoso en términos de lidiar con el Covid-19, los casos crecieron un 12,8%. La propia China ha ampliado restricciones ante nuevos brotes.

Pasado el primer embate de la pandemia, la prudencia con que cada país gestione el regreso a la actividad y las características de su tejido productivo prometen ser por tanto determinantes para la recuperación de su economía. China lleva por el momento la delantera frente a Estados Unidos, según auguran desde Goldman Sachs. Pese a haberse resistido a la parálisis total de su economía, EE UU está menos enfocado al sector manufacturero que el gigante asiático, el virus será controlado probablemente de forma menos exhaustiva y la toma de decisiones en el proceso de reapertura estará menos centralizado que en Pekín. La carrera por volver a una pretendida normalidad no ha hecho más que empezar.

Continuar Leyendo
Click para comentar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Internacional

Canciller Angela Merkel recibió su primera dosis de vacuna contra COVID

editor2

Publicado

a

Por

Berlín, Alemania.- La canciller alemana Angela Merkel fue vacunada este viernes con la primera dosis del inmunizante anticovid del laboratorio anglo-sueco AstraZeneca, anunció el portavoz del gobierno.

 

“Estoy contenta de haber recibido hoy [viernes] mi primera dosis de AstraZeneca”, indicó la canciller alemana, citada en un tuit de Steffen Seibert, que también mostraba el certificado de vacunación. “Vacunarse es la clave para salir de la pandemia”, subrayó la mandataria.

 

Agradezco a todos aquellos que participan en la campaña de vacunación, y a todos aquellos que se vacunan”, agregó en ese tuit Merkel, para quien “vacunarse es la clave para salir de la pandemia”.

 

La canciller, de 66 años, entra en la categoría de edad de personas elegibles para la vacuna sueco-británica, cuya utilización fue suspendida a mediados de marzo de manera temporal y tiene uso restringido en Alemania para mayores de 60 años a raíz de raros casos de trombosis detectados en Europa.

 

Continuar Leyendo

Internacional

Muere príncipe Felipe, esposo de reina Isabel II

editor2

Publicado

a

Por

  • El príncipe Felipe muere tras haberse convertido en el consorte monárquico más longevo de la Corona británica

 

El duque de Edimburgo, el príncipe Felipe, marido de la reina Isabel II, ha muerto a los 99 años, según anunció la Casa Real británica en un comunicado.

 

“Es con gran pesar que Su Majestad la Reina anuncia la muerte de su amado marido, Su Alteza Real el príncipe Felipe, duque de Edimburgo”, señaló el Palacio de Buckingham en la nota.

 

“Su Alteza Real murió pacíficamente esta mañana en el castillo de Windsor. Se harán nuevos anuncios a su debido momento”, agregó.

 

En esta línea, el comunicado oficial señala que la Familia Real británica “se une a la gente en todo el mundo en llorar esta pérdida”.

 

El príncipe Felipe muere tras haberse convertido en el consorte monárquico más longevo de la Corona británica, con más de setenta años junto a la reina Isabel II.

 

Continuar Leyendo

Internacional

Alerta en EU sobre cepa ‘supercontagiosa’ de COVID

editor2

Publicado

a

Por

Una cepa más contagiosa de coronavirus ahora predomina en cinco regiones de Estados Unidos y representa una cuarta parte de los casos nuevos a nivel nacional, dijo la directora de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC, por sus siglas en inglés).

 

La variante B.1.1.7, descubierta por primera vez en el Reino Unido, representa entre 4 y 35 por ciento de los casos según la región, y 26 por ciento de los casos a nivel nacional, dijo el miércoles Rochelle Walensky en una conferencia de prensa. A principios de abril, funcionarios estadounidenses habían advertido que podría convertirse en la cepa predominante del virus en Estados Unidos.

 

“Estamos observando esto con mucho cuidado, pero está comenzando a convertirse en la variante predominante en muchas regiones de Estados Unidos”, señaló Walensky. “Estamos empezando a verlo avanzar. Sabemos que es más transmisible, entre 50 y 70 por ciento más que la primera cepa, por lo que en la medida en que las personas no practiquen las estrategias de mitigación estándar, creemos que se producirán más contagios debido a la variante B.1.1.7”.

 

Walensky no especificó las regiones en las que predomina ahora la cepa. Las medidas de mitigación como el uso de cubrebocas y el distanciamiento social funcionan “tan bien” contra las variantes como lo hacen contra la forma inicial de COVID-19, dijo.

 

Al preguntarle a la directora de los CDC si la variante conocida científicamente como B.1.526, encontrada por primera vez en Nueva York y actualmente clasificada como una “variante de interés”, se actualizaría a una “variante preocupante”, contestó que un grupo interinstitucional que incluye a los CDC está considerando si reclasificarla.

 

Walensky comenzó la sesión informativa renovando una petición para que los estadounidenses usen cubrebocas y eviten las multitudes y los viajes. El número promedio de casos nuevos en los últimos siete días ha aumentado casi 12 por ciento con respecto a la semana anterior, dijo. El lunes, Walensky advirtió sobre una “fatalidad inminente” y una posible cuarta ola de COVID a medida que los casos y las hospitalizaciones aumenten nuevamente en Estados Unidos, a pesar del aumento en la aplicación de vacunas.

Continuar Leyendo

Trending