Conecta con nosotros

Opinión

Alquimia de Poder

Publicado

a

Por Ruby Soriano

 

 

SIPINNA otro elefante de cristal

 

Diariamente tres niños son ultimados en actos de violencia en diferentes regiones del país.

 

La creciente violencia no se puede ignorar, sobre todo cuando Puebla se ha convertido en un foco de atención en las desapariciones de infantes, su vulnerabilidad ante las redes de trata y la violencia que se ejerce sobre ellos.

 

Siempre será un acierto que los gobiernos contemplen políticas públicas de prevención y acciones para los niños y adolescentes, sobre todo en momentos donde, las organizaciones delincuenciales, han encontrado en esta población vulnerable, las mejores carnadas para enlistarlos como sus nuevos integrantes.

 

Hace unos días la responsable de los SIPINNAS en Puebla, la ex priista Vanessa Barahona, en un “taller” para erradicar el trabajo infantil, dio a conocer que 270 mil niños, niñas y adolescentes trabajan, y el 30 por ciento lo hacen en el sector agrícola.

 

Cuando uno lee estas estadísticas es cuando nos obligan al análisis primero para exigir que estos organismos realmente cumplan con una función de instrumentar políticas públicas reales, no tallercitos donde la funcionaria burócrata vaya a leer discursos al vacío.

 

Habría que preguntarle a Barahona si ya se dio una vuelta por el triángulo rojo. Si ha conversado con las familias de los niños y jóvenes que siguen sirviendo de “halconcitos” a las bandas de huachicoleros que se mantienen operando en la región.

 

También sería bueno que la responsable de SIPINNA en Puebla nos dijera si ya fue a Tehuacán para conversar con las madres de muchas niñas que desaparecen como resultado de la creciente violencia en la región y donde la trata de personas avanza de manera silenciosa.

 

¿Acaso ya se habrá dado una vuelta por la sierra norte donde los jóvenes han encontrado el sub empleo en ser aprendices de escoltas de los líderes de bandas criminales?

 

Que nos diga si se ha acercado a la mixteca poblana para hablar con familiares de niños y jóvenes que han integrado bandas delincuenciales para sobrevivir ante la creciente violencia de la región.

 

La intención del Gobierno de Miguel Barbosa y su esposa Rosario Orozco es buena, al reinstalar estos organismos en el Estado, sin embargo, que se le aplique marcaje personal a quienes están al frente de ellos, pues estamos cansados de mantener funcionarias burócratas que sólo toman cargos para transformarlos en trampolines y pensar qué candidatura les puede caer en el bolsillo, al nuevo partido al que puedan brincar o en el nuevo padrino que las pueda apuntalar.

 

Estamos hartos de los elefantes de cristal, es decir, de los organismos que se instalan con bombo y platillo, se les asignan recursos, pero que su operatividad sigue siendo la de los grandes monstruos de la burocracia que sólo sirven de lucimiento y sin cumplir para lo que fueron creados.

 

El nuevo SIPINNA de Puebla lleva casi tres meses, muy buen tiempo para que demuestren no hacer lo de siempre. Talleres, campañitas y reuniones de relumbrón que pasan sin pena ni gloria.

 

La obligación de quienes están al frente de estos organismos es sacudirse las simulaciones, dejar de trabajar en horario Godínez y olvidarse de los discursos vacíos, que ya no convencen ni para justificar su propio salario.

 

@rubysoriano

mediatikosconsulting@gmail.com

Facebook: Mediatikos Consulting

 

Continuar Leyendo
Click para comentar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Opinión

Alquimia de Poder

Publicado

a

Por

Por Ruby Soriano

 

 De la oficialía de partes al garrote político

 

Puebla vive tiempos y escenarios donde supondríamos tener nuevos enroques que nos llevarían a recordar que el partido del Presidente AMLO (Morena) gobierna una entidad bastante vapuleada por la hegemonía de un pasado reciente como el morenovallismo.

 

Sin embargo todo lo anterior recobra vigencia cuando los verdaderos signos que aluden el ejercicio del poder, siguen siendo los mismos, sólo que con diferentes personajes incrustados en la burbuja del gobierno y sus aliados.

 

¿Cuántos organismos e instituciones recobraron su autonomía con el arribo de este nuevo gobierno estatal de la cuarta transformación?

 

En términos de la realidad que hoy palpamos, el Congreso del Estado sigue operando como un gran dinosaurio teñido de color guinda, donde no se legisla, sino se reciben las órdenes del ejecutivo estatal en turno para operarlas de acuerdo a las instrucciones que se reciben de Casa Aguayo.

 

El presidente de la Junta de Gobierno, Gabriel Biestro está muy lejos de entender lo que es el lobbying, pues sus herramientas son mazo y golpazo, que lo reafirman no como un líder congresista estatal, sino como lo refleja su propia naturaleza foránea, como un mayordomo del poder vigente.

 

La competencia en sumisión se la hace la Auditoría Superior del Estado donde Francisco Romero dejó atrás esos recuerdos de las vacas muy flacas cuando llegó a incorporarse al COE (Consejo de Organismos Empresariales), en la época de decadencia del citado organismo patronal.

 

Hoy el auditor del estado se volvió a meter en la caja perfecta ideada por todos los gobiernos anteriores para utilizar a este organismo de fiscalización como el garrote político sexenal, desde donde se cobran cuentas políticas y también se limpian los expedientes de aquellos a los que se requiere reciclar para servir al poder sexenal.

 

La reciente confrontación con la Benemérita Universidad Autónoma de Puebla por la citada auditoría que se ordenó a esa casa de estudios, de pronto despertó el espíritu defensor universitario casi casi santificando a Alfonso Esparza.

 

Y si bien es un exceso lo que hemos visto y leído sobre la confrontación entre BUAP y ASE, por vulnerar la autonomía universitaria, también es necesario recordar que durante muchas décadas, la máxima casa de estudios ha sido la caja chica de candidatos, gobiernos y elecciones.

 

Varios funcionarios de esa casa de estudios han disfrutado del dispendio, los excesos y el manejo discrecional de un presupuesto educativo que ha dado para todo, hasta para poner medios de comunicación y empresas personales de diferentes rubros.

 

Así que estamos frente a la guerra si simulada de esas autonomías que no son tal, pues en la realidad todos siguen respondiendo a los intereses y negocios personales.

 

Puebla desafortunadamente sigue viviendo los tiempos del garrote político y de la visión lineal de un gobierno que se aleja más, mucho más de lo inicialmente ofreció: Conciliación.

 

@rubysoriano

mediatikosconsulting@gmail.com

Facebook: Mediatikos Consulting

 

Continuar Leyendo

Opinión

Los videojuegos, la salida fácil al más complejo de los laberintos

Publicado

a

Por

Por

Leobardo Rodríguez Juárez

 

A lo largo de la historia, en los discursos públicos, los niños han simbolizado lo mejor del ser humano: inocencia, curiosidad, pureza de espíritu, amor desinteresado. En el nuevo testamento, Mateo relata una de las vivencias más elocuentes en las que Jesús delimita el espacio que los niños ocupan en el ánimo de Dios:

 

“En ese momento los discípulos se acercaron a Jesús y le preguntaron: ¿Quién es el más importante en el reino de los cielos? Él llamó a un niño y lo puso en medio de ellos. Entonces dijo: Les aseguro que a menos que ustedes cambien y se vuelvan como niños, no entrarán en el reino de los cielos.  Por tanto, el que se humilla como este niño será el más grande en el reino de los cielos”

 

La realidad ha sido más cruda que los discursos. En los hechos, los niños y jóvenes han sido sometidos a contextos de  violencia extrema por su vulnerabilidad. En los tiempos de guerra, los más jóvenes son los que se enlistan; en los últimos años se ha documentado más de 100 mil casos de pederastia clerical a lo largo y ancho del planeta.

 

En la normalidad de las cosas, todo tipo de violencia horroriza, pero cuando se trata de ataques contra niñas y niños, resulta ser una prueba para el nivel de tolerancia del ser humano. De acuerdo con cifras de la UNICEF: 300 millones de niños de 2 a 4 años en todo el mundo (3 de cada 4) son habitualmente víctimas de algún tipo de disciplina violenta por parte de sus padres o cuidadores; cerca de 130 millones de estudiantes de entre 13 y 15 años (poco más de 1 de cada 3) experimentan casos de acoso escolar. Pero si la violencia perpetrada contra menores nos conmociona, la violencia ejecutada por niños es aún más abrumadora.

 

La sociedad ha obviado los efectos más peligrosos de la globalización tecnológica, no hablo de mejores o peores, no hay un juicio de valor entre benéficos o perjudiciales, sólo me refiero a  aquellos que, al no ser observados con precaución, resultan peligrosos para las niñas y niños que absorben e imitan todo: tráfico infinito de datos e imágenes, conexión en tiempo real con cualquier persona en el mundo, el poder del anonimato en las redes sociales, acceso sin límites, on demand, de series violentas y narcoseries.

 

A los niños se les ha dejado de tratar como niños, parece que la sociedad tiene urgencia por catalizar los procesos de maduración, adultos pequeños recorren las calles replicando  diversas culturas que no entienden pero que en casa se consumen cotidianamente.  Todo esto, sumando a la creciente desintegración familiar que agudiza la ausencia de comunicación entre padres e hijos, se ha convertido en un caldo de cultivo en el que se desarrollan riesgos que pueden desbordarse en tragedias como la experimentada en una escuela de Torreón en la que un niño de 11 años asesinó a tiros a su maestra, hirió a seis menores más y culminó la balacera, matándose.

 

Desde el día de los trágicos acontecimientos surgieron diversas preguntas ¿Cómo un niño de 11 años consiguió dos pistolas? La respuesta surgió días después: eran del abuelo, amante de las armas.

 

Las preguntas que le siguieron y que tienen poca claridad en las respuestas son: ¿Cuántas veces tuvo que ver al abuelo convivir con sus armas para entender su funcionamiento? ¿Cuántas veces tuvo que pensar que una bala podría ser de utilidad para resolver algunas cosas? ¿Era víctima de acoso escolar? ¿Había síntomas de riesgo? ¿Cuál era su consumo de música, libros, televisión? Todo seguirá  siendo un enigma por resolver porque la investigación ha arrojado que presentaba buenas calificaciones, no era un niño problema y que ese día sólo se limitó a decir “hoy es el día”

 

La primera respuesta de las autoridades se centró en culpar al juego Natural Selection; el paso de las horas mostró que en realidad la influencia se ubicó en la masacre que conmocionó al mundo el 20 de abril de 1999, la matanza de Columbine en la que dos adolescentes con graves problemas de acoso escolar arremetieron contra sus compañeros de escuela y mataron a 12 de ellos e hirieron a 20 más, para después suicidarse. Para los millenials, Columbine fue el primer tiroteo en masa en una escuela.

 

La reacción más simple, y más incorrecta también, es reducir el problema a un solo factor, no se puede afirmar falazmente que los videojuegos, la desintegración familiar o el acoso escolar por sí mismos pueden detonar este tipo de eventos, así como tampoco se les puede exculpar automáticamente. Se requiere la formulación de una política pública de fondo que atienda las posibilidades más remotas en la mente y emociones de las niñas y niños; se requiere una estrategia integral, mucho más allá de la visión reduccionista de la operación mochila o de la aplicación de test vocacionales. La violencia no es producto de los videojuegos, la violencia es el resultado de haber dejado de explorar, atender y abrazar lo más importante, el corazón de los niños.

Cortesía: El Heraldo de Puebla

Continuar Leyendo

Opinión

Hablemos de temas importantes

Publicado

a

Por

Vamos por México

 

Les voy a platicar cual es el éxito del señor López Obrador y es nuestra perdición como mexicanos. El presidente es el típico ejemplo del dicho «Hechos no palabras». A nuestro representante le encanta ir por la vida diciendo, prometiendo a destajo sin conocimiento alguno, sin sustento, sin cifras que respalden lo que dice. Y lo peor de todo sin gana alguna de cumplir. Vaya que ni más ni menos es un todas mías político.

 

Que por acá te dice que habrá un gran crecimiento económico. 0%. Que va a subir el empleo, tenemos las peores cifras de desempleo. No iba a subir la gasolina la gasolina aumentó. Disminuiría la violencia estamos en las peores cifras críticas de la historia del país. Pero saben qué es lo preocupante de esto.

 

Que encima que el señor es un todas mías dicharachero y cero cumplidor, cual debe de ser en ese rubro. Están los partícipes de su toda mies. Que son sus seguidores que le siguen creyendo absolutamente todo lo que les dice a costa de lo que sea. Que si les pega o en este caso les quita el seguro popular para darles un INSABI es porqué se lo merecen, cuando no se están dando cuenta que los golpes no son amor. O en este caso el cambio lejos de ser benéfico los está matando. Les va a salir mucho más caro y los están perjudicando.

 

Pero es esa misma conducta tóxica de las malas relaciones. Es ese vacío de no valorarte y entonces permitir lo que sea. Equiparémoslo a tienen tanta necesidad de que las cosas cambien, pero además desde un lugar cómodo que sea por medio de que alguien más lo solucione. Porqué llevan años prometiéndoles eso, que ya se acostumbraron a qué es la única forma de vivir.

 

Entonces hoy es Andrés y antes fue Enrique, y antes Felipe, Vicente, entre otros. El tema es que ahí siguen cada cual con sus todas mías que más le convenga que más les endulce el oído y les diga justo lo que necesitan escuchar. Con Andrés nos tocó que «saldríamos de la pobreza que ahora sí habría transformación».

 

Pero cual todas mías, de a pocos van saliendo los ejemplos de que es igual, más bien peor que todos los otros juntos. Que este salió menos cumplidor y más hablador. Que es más violento nos está matando a falta de servicios de salud y no combate a la violencia. Y el sigue en su papel de yo todo lo puedo, con todas las responsabilidades puedo, yo les voy a cumplir se los juro.

 

Mientras evidentemente la economía cae, el desempleo sube, el turismo baja, el sector salud es nulo. No hay una estrategia de trabajo y lo único que siguen y siguen son las promesas de que claro que él sí es diferente, es el bueno y con él todo irá mejor. Siento que todos de alguna u otra manera nos hemos topado con un todas mías o lo han sido. Y saben que la característica primordial es decir y no hacer, palabras no hechos.

 

Prometer sabiendo que jamás van a cumplir. Es ese ego de macho mexicano de en mi casa mis pistolas truenan punto sanseacabó. El tema es que acá no está dejando a unas cuantas morras con hijos llorando y con el corazón roto. Está dejando a toda una nación con el corazón roto por todas las muertes que lleva en un año.

 

Por saber que su plan de salud es una trampa mortal. Ejemplo porqué su nieto nació en Estados Unidos eso no tiene ni pies ni cabeza y mucho menos lógica. Lloramos porqué hay miles de muertos, desaparecidos, violadas, feminicidios al por mayor. Porqué el SAT va tras de los contribuyentes que sí pagamos, que generamos y que aportamos.

 

Porque es el típico macho violento que sólo exprime a la pareja (México) la golpea (Le quita su dinero, trabajos, salud, bienestar, seguridad, tranquilidad) solo se exhibe comiendo garnachas todo el día les presume a sus compadres (gabinete) que es el mejor. Obvio los compadres son iguales o peores. Bartlett, Delgado, Ebrard, Cordero, etc. Y en lugar de decirle oiga compa ya bájele, no, le invitan otro pulque con otro sope y a seguir chingando a la nación cómo no.

 

Esta es nuestra triste realidad. Y de nosotros depende seguir siendo esa sumisa que toda moretoneada lo sigue defendiendo. O nos levantamos nos vemos al espejo y decimos ni un golpe más. Tenemos que ser valientes y salir de esta relación tóxica ya. Paro nacional 24 de febrero. Venga por el México que nos merecemos.

 

Gracias por leerme.

 

MJBDU.

Continuar Leyendo

Trending