Conecta con nosotros

Opinión

El COVID y las 30 hojas de un ensayo

editor2

Publicado

a

Por: Vicky Fuentes

 

Desde lo que se considera un escenario emblemático para los mexicanos, y sí que lo es, la original sede de la Cámara de Diputados en Palacio Nacional que funcionó hasta el año 1872, este fin de semana el presidente Andrés Manuel López Obrador cumplió su promesa de presentar un ensayo de la nueva política económica en tiempos del COVID-19. En un video de 15 minutos explicó que lo elaboró en su “tiempo libre” y se lo dedica a los enfermos de Covid-19, los fallecidos y sus familiares.

 

Son 30 hojas en las que pretende que dejemos de ver a la economía sólo en función del crecimiento económico literal, dijo: “No andar pensando que lo más importante es la medición que se hace en el PIB, no, el crecimiento debe ir acompañado de la democracia, la justicia, la honestidad, la austeridad y el bienestar”. “No son ocurrencias, es producto de una reflexión y también de la experiencia, recogiendo los sentimientos de nuestro pueblo” (Sic).

 

En buen plan: ¿Cómo poder entenderlo cuando los mensajes, acciones, decisiones y resultados son contradictorios? ¿Cómo entenderlo cuando lo que menos tiene, sustenta y expresa está años luz del rigor y los marcos teóricos de economistas y expertos?

 

Él mismo ha expresado que no es sabelotodo, que deja en manos de expertos las cosas para no equivocarse, ¿y luego? Luego los descalifica, para después regresar a opinar como experto. Un ejemplo claro de lo que se presentó el sábado es la gráfica que se publica en el documento, por cierto, la única, y es la del índice Gini de 1989 a 2018; con ella se pretende mostrar el fracaso del neoliberalismo, pero lo que se muestra ahí es que disminuyó, porque, entre más bajo el número, hay menos desigualdad, ¿Entonces? ¿Lo entendió al revés? ¿Y sus asesores? ¿No hubo un experto que hiciera una revisión fina a un documento tan importante? Perdón, acabo de recordar que él es su único asesor, él es su propio jefe de comunicación, él es su propio estratega en todo y para todo.

 

La ignorancia que se muestra supera cualquier teoría y nos lanza sin remedio al plano internacional en condiciones que seguramente tendrá consecuencias. No sólo no hay certeza jurídica en este país para los inversionistas extranjeros, aunque digan que nadie por encima de la ley, los argumentos de que se ha acabado con la corrupción y nada es como antes se termina con los contratos que se exhiben y realizan hijos de funcionarios del gobierno, como el hijo del ex gobernador de Puebla, etcétera. Lo cierto y lo realmente importante es que no hay quien tenga el valor y se atreva a contradecir o corregir cuestiones tan simples como la interpretación de una gráfica. Mal, muy mal. Me hizo recordar el cuento de Hans Christian Andersen El traje nuevo del emperador que en resumen dice: “No tiene por qué ser verdad lo que todo el mundo piensa que es verdad” lo que él piensa que es verdad.

 

Lo bueno, es evidente que su teoría es incorrecta.

 

Lo malo, ¡le creen!

 

Lo peor, tenemos elecciones en puerta y Morena sigue arriba en las preferencias.

 

Lo feo, los bots siguen creciendo.

 

Lo triste, es nuestro futuro.

 

Peor, imposible.

 

DE FRESA Y DE CHOCOLATE

 

La violencia intrafamiliar no puede seguir siendo invisible a las autoridades con la excusa de que son llamadas de guasa, las denuncias reales como consecuencia del confinamiento se incrementaron 74% en mayo. No estamos aprendiendo nada. #NoMásViolencia.

Continuar Leyendo
Click para comentar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Opinión

¿Es bueno que una ley tenga apellido?

editor2

Publicado

a

Por

Por Humberto Aguilar Coronado

Politólogo y Master en Negociación por la UC3 de Madrid, España.

 

Cuando una ley es aprobada por el Congreso de algún Estado, sin haber cumplido con la mayoría de los requisitos y exigencias del proceso parlamentario, lo más seguro es que en el plazo que transcurre entre la aprobación de la ley y la promulgación por parte del ejecutivo, haya una crisis importante por la presión que ejercen los grupos sociales que se sienten no solo afectados, sino que en muchos de los casos, se sienten agraviados.

 

Y es que ahora, al Poder Legislativo además de exigirle el cumplimiento de lo que marca su reglamento interno y su ley orgánica en cuanto al cumplimiento de plazos, de turnos a comisión, de reuniones de las mismas comisiones, de deliberación, y al final, de aprobación, también se les exige (y que bueno que así sea) que los involucrados o afectados por una ley, sean tomados en cuenta, y puedan por lo menos, presentar y discutir sus propuestas.

 

Es decir, que previo a la discusión y aprobación de la ley, se realicen foros de consulta, Parlamento abierto y sobre todo, tiempo para poder hacer dichas aportaciones y que no haya dispensa de trámites legislativos.

 

Cuando esto no sucede, se ve venir una importante crisis, tal es el caso de la Ley de Educación en Puebla, que se aprobó el último día que el Congreso del Estado tenía para sacar adelante dicho ordenamiento, debido a la disposición transitoria de la reforma federal publicada en el Diario Oficial de la Federación el 30 de septiembre del 2019, que obligaba a los Congresos de los Estados a legislar en la materia, poniéndoles un plazo de 180 días para armonizar su marco jurídico.

 

Eso debieron hacer los Diputados al recibir la iniciativa por parte del Ejecutivo. Por ser una Ley General la que ordena, armonizar la Ley de Educación del Estado de Puebla.

 

Sin embargo, la Ley de Educación aprobada fue más allá de la armonización exigida, es ambigua, y genera dudas que enfrentan al gobierno con la Sociedad, porque deja muchos temas sujetos a la interpretación o discrecionalidad de la autoridad, y en el momento histórico en que vivimos,  parece grave no haber tomado en cuenta a las Universidades, ni a los colegios particulares; parece grave no haber escuchado a los padres de familia, ni a los representantes magisteriales; y da la impresión de haberse realizado en lo obscurito, al no haberse convocado a foros de debate, ni haber convocado a Parlamento abierto; y lo que es peor haberla aprobado en forma exprés.

 

La reacción de los involucrados o afectados por esta aprobación ha sido fuerte y han manifestado su desacuerdo presentando sus argumentos y las alternativas que ellos consideran viables, siendo su máxima exigencia que no sea publicada la ley para que se regrese al Congreso y se incorporen las modificaciones propuestas.

 

Pero lo que realmente llama la atención, es el tono de descalificación, de burla y hasta de reclamo con en el que el Titular del Ejecutivo les ha contestado a sus demandas, ya sea por la vía del twitter o en sus conferencias de prensa mañaneras.

 

Esto ha motivado que lo que debiera ser la Ley de Educación para el Estado de Puebla, se convierta en la “Ley Barbosa”, es decir, el imaginario colectivo le ha puesto el apellido del gobernante, y la experiencia nos dice que cuando esto pasa, la descalificación a los contenidos se da más por la suma de negativos, que por un conocimiento de los alcances de la propia ley.

 

Ejemplos hay muchos, sobre todo en Puebla, y como dijera Don Alejandro Mondragón, “Puebla siempre presente en los grandes eventos”. Hay que recordar aquella famosa “Ley Bartlett” en 1998, que en realidad era la Ley para el Federalismo Hacendario, en donde el gobernador pretendía modificar los fórmulas de distribución de los recursos destinados a los municipios, creando órganos paralelos a los ayuntamientos, para que fuera el propio gobernador el que decidiera sobre ellos, dicha ley fue abrogada en 2009; y no hace mucho, en el 2014, la famosa “Ley Bala”, que establecía el uso legítimo de la fuerza por parte de los elementos policiales, que desafortunadamente, la sensible muerte de un niño, motivó su desaprobación total, y al final, la derogación de la Ley que estuvo sujeta, durante muchos años, a la crítica social.

 

Qué desenlace tendrá la llamada “Ley Barbosa”, que por el manejo legislativo, comunicacional y político, ya ha sido trasladado a la esfera y crítica nacional. Serán escuchados los actores sociales involucrados, o serán ignorados. Si la Ley es publicada, cuanto tiempo estará en vigor antes de que sea modificada, abrogada o derogada.

 

Estaremos atentos al proceso político que siga, pero lo más importante, es que se quite la carga ideológica que algunos artículos contiene, y se atiendan las necesidades de la sociedad. Para eso son las leyes.

 

Continuar Leyendo

Opinión

El regreso a la nueva normalidad para que nada sea nuevamente lo mismo

editor2

Publicado

a

Por

Por Vicky Fuentes

 

¿Cómo está eso del momento estelar de la democracia que se vive en México y que por eso no van a aplicarse medidas coercitivas porque el plan que presentaron es de “aplicación voluntaria”?

 

¿Por qué anunciar medidas tan importantes con 16 días de anticipación que para entonces arrojará cifras más elevadas de contagios y defunciones? ¿Están simulando que ya no pasará nada?

 

Que no se nos olvide que en estos momentos China y España apenas están en la escalada de regreso a las actividades y ellos empezaron dos meses antes que nosotros.

 

Empecemos por el término “aplicación voluntaria” que en México es sinónimo de: “si quieren” o “hagan lo que se les dé la gana” La realidad es que el pueblo bueno y sabio no sabe respetar la autoridad ni recomendaciones del Sector Salud, hemos visto grandes bailes en plena calle, concurridos partidos de fútbol y mercados al tope sin ninguna restricción.

 

Pienso que el discurso de la nueva normalidad envía un mensaje equivocado, erróneo, fallido. ¿No han sido suficientes los datos de movilidad que han reportado? Es evidente que el #QuédateEnCasa no ha existido para muchos en todo el país, aunque digan que “nos estamos portando bien” y por eso” han domado la pandemia”.

 

Si a eso le sumamos que hace poco más de 48 horas, el Sub Secretario de Salud Hugo López-Gatell reconoció que estamos en el momento más crítico de la pandemia y en un solo día se registraron 1997 nuevos casos y 353 fallecidos ¿Podemos pensar en la nueva normalidad? ¿Podemos confiar en la responsabilidad de la gente?

 

Lo que vemos es un gobierno dubitativo en el plan de reactivación que genera más incertidumbre que la certeza de hacia dónde vamos; prueba de ello es la pifia de ayer en la publicación del Diario Oficial sobre las medidas del Consejo de Salubridad, que supuestamente detallaba el plan de regreso a la normalidad económica, aclaran simplemente que por “error” publicaron un archivo que no era, y esto hubiera quedado ahí si no se hubiera hecho evidente el cambio de categoría de las actividades no esenciales, dando el plan de reactivación económica.

 

Después de confirmar que por la pandemia se han perdido poco más de 500 mil puestos de trabajo, se anuncia la tan esperada reactivación con detalles aún por definir, mejor se hubieran esperado; pero se amarran el dedo con lo dicho por el Sub secretario de Salud: “si vamos mal, nos regresamos” y se cubren además dejando la responsabilidad de quitar o no la jornada nacional de sana distancia y de abrir o no los espacios para dar balance y cuidar de la salud a los ciudadanos a gobernadores, como es el caso de Puebla, que ha confirmado que hasta el uno de junio se reinician actividades en la industria automotriz, de la cual por cierto, depende en gran medida la entidad.

 

De fresa y de chocolate

 

Como consecuencia de la pandemia, la Asociación Nacional de Tiendas de Autoservicio y Departamentales reportó en abril una caída en el consumo comercial del 19.9% en tiendas de todo el país. Muchas de las tiendas departamentales redujeron su plantilla laboral en un 60% además de la reducción de suelo de un 30%. Los perjudicados también fueron los abuelitos que trabajan de cerillos que se fueron a sus hogares con cero ingresos de manera indefinida.

Continuar Leyendo

Opinión

¿Qué rol le toca a quién, soldado o presidente?

Editor VCN1

Publicado

a

Humberto Aguilar Coronado, politólogo y Master en Negociación por la UC3 de Madrid, España, realizó el siguiente texto, que llama bastante la atención…

Hacia finales de la década pasada, había un dueño de una cadena de televisión, Emilio Azcárraga Milmo que, sabedor de que tenía una concesión del estado mexicano para operar Televisa, quién declaró en 1982, cuando se le preguntó porqué el PRI tenía mas tiempo en televisa: “somos evidentemente soldados del presidente de la república”, y todos los demás partidos sabían que, también eran soldados del PRI.

Fueron años difíciles para la oposición, que luchaba fuertemente para hacerse ver en la televisión, a tal grado que en 1988, su principal periodista y conductor del noticiero nocturno, Jacobo Zabludovsky, fue el centro de una campaña de boicot a su programa encabezada por el candidato presidencial del PAN, Manuel J. Clouthier, que pedía: “no veas 24 horas porque oculta la verdad”.

Casi 30 años después, el presidente de televisa, Emilio Azcárraga Jean declaraba sobre el papel de su empresa en el nuevo México del Siglo XXI: “nosotros somos soldados de México”.

Las cosas habían cambiado, y la empresa televisiva que se acercaba al poder presidencial, era Televisión Azteca.

Desde la campaña presidencial del 2018, se notaba la cercanía con el candidato presidencial de morena, quien ya siendo presidente de la república, designó como Secretario de Educación Pública a Esteban Moctezuma Barragán, quién durante más de 15 años fungió como Presidente de Fundación Azteca.

Posteriormente, otorgó en enero del 2019 a Banco Azteca, sin haber participado en un concurso o licitación pública, la emisión y manejo de las tarjetas del bienestar, que es donde se depositan los apoyos a aquellos que son beneficiarios de los programas sociales.

Meses después, en agosto del 2019, otra empresa de su grupo, Seguros Azteca, fue beneficiada también, mediante la adjudicación directa por parte de el gobierno de la CDMX, con el contrato de seguro de accidentes para funcionarios y policías, que equivale a una prima mensual de casi 6 millones de pesos.

A la misma empresa, en marzo de este año, se le otorgó un contrato para el aseguramiento de bienes patrimoniales, también por adjudicación directa por 969 millones de pesos.

Por eso llama la atención que, siendo Ricardo Salinas el empresario más reconocido por su “labor social” con contratos multimillonarios, en plena crisis por el coronavirus y ante el llamado del subsecretario López Gatell de marcar sana distancia y quedarse en casa, que haya hecho un llamado a sus trabajadores a no detener las actividades de sus empresas afirmando que: “es una falsa premisa, que el COVID-19 significa muerte”.

Dicha afirmación parecería ir en contra de las medidas sanitarias instrumentadas por las autoridades gubernamentales, pero no parece ir en contra de lo que el Presidente de la República ha hecho, desdeñando dichas medidas de sana distancia.

Cuando días después, Javier Alatorre, el principal conductor del noticiero de televisión azteca, hace un llamado en su programa a no hacerle caso a la información del encargado de enfrentar la crisis de salud, porque sus cifras son irrelevantes, es más, dijo: “se lo decimos con todas sus palabras, ya no haga caso a Hugo López Gatell”. Muchos pensaron que era una afrenta directa al Presidente López Obrador, misma que desmiente un día después en un video presidencial, donde afirma que: “se equivocó mi amigo Javier Alatorre, cometió un error”.

Valdría la pena decirle al Presidente, que un llamado como el del conductor, puede significar desobedecer el articulo 73 fracción XVI, que hace obligatorias en el país las disposiciones generales del Consejo de Salubridad General, que en este caso, fue una Declaratoria de Emergencia Sanitaria.

Y por otra parte, está el apercibimiento que la secretaría de gobernación le hace a televisión azteca por el incidente, y que el propio presidente minimiza al recomendar que: “no haya ninguna sanción, aún cuando se trate de un exceso, de una irresponsabilidad, que quede a salvo el derecho a manifestarse, la libertad de expresión”.

Más allá de esta recomendación, que parece fuera de lugar, sobre todo por el trato diferenciado que ha dado a los periodistas que han sido críticos de su gobierno, lo que verdaderamente importa es que el Presidente, parece presentarse más como soldado de la televisora, que como promotor de la unidad nacional.

Tenemos a un inquilino de Palacio Nacional que levanta sospechas, que se pelea con artistas, deportistas y comediantes, y que utiliza escándalos ad hoc, diseñados en su televisora, para ocular los cuestionamientos que cada día se intensifican sobre la veracidad de la información que entrega la Autoridad Sanitaria diariamente.

México necesita con urgencia un líder que afronte la crisis con responsabilidad; al Presidente convertido en promotor de políticas pública de inclusión; a la voz que, concentrado en resolver los problemas del país, convoque a la suma de esfuerzos; al primer defensor del Estado de Derecho; en pocas palabras, al Presidente que México necesita.

——

¿Qué te pareció?

Continuar Leyendo

Trending