Conecta con nosotros

Opinión

Tendencia Boomerang

Publicado

a

Por Leobardo Rodríguez Juárez

 

“Parásitos”, el retrato cinematográfico de una sociedad que rechaza a los pobres.

Parásitos es el nombre de una película coreana que está en todas las mesas de café, el director Bong Joon-ho ha logrado que no haya cinéfilo que no siga discutiendo la precisión del guion, lo sobresaliente de las actuaciones, lo vertiginoso del ritmo, lo artístico de la fotografía y la elocuencia de su breve musicalización.

Llama poderosamente la atención que una película asiática tenga tanta vigencia argumentativa para las sociedades occidentales, retrata de una manera magnífica la convivencia cotidiana entre los que lo tienen todo y los que carecen de todo; el filme hace creer durante mucho tiempo que estamos ante una comedia rara y al final descubres que se ha tornado en una galimatías amargo; toda la primera parte es el camino de la comedia negra para mostrar la estafa genial que los Kim (la familia pobre) ha montado para apropiarse de todos los puestos de trabajo dentro de la casa de los Park (la familia rica). Al principio, el director nos lleva a generar un juicio moral contra los personajes de “la familia pobre”, que está sujeto a la clase social, son ellos los que engañan y manipulan, son los “parásitos de la historia”.

En esta primera mitad de la película, los Park pueden permitirse ser generosos y amables; de hecho, pueden darse “el lujo” de ser ingenuos e inocentes. Conforme avanzan las acciones, la historia va eclipsando, todos muestran su naturaleza, todos tienen derecho a tener sueños y aspiraciones, todos tienen su lado luminoso y su lado oscuro. Los Park en un par de escenas retratan la doble moral de una sociedad que aprueba o rechaza cosas por la condición social, el olor de la ropa es utilizado como emblema para marcar las distancias, no se menciona con claridad, pero se plantea con contundencia, los Kim son talentosos y simpáticos, pero tienen un defecto: huelen a pobre.

Existe una forma para denominar este fenómeno, Adela Cortina construyó un término que ha sido aceptado por la Real Academia de la Lengua Española, Aporofobia, Del gr. ἄπορος áporos ‘carente de recursos’ y -fobia, fobia a las personas pobres o desfavorecidas. La aporofobia entendida como el rechazo a quien no pude devolver nada, o al menos parece no hacerlo. Y por eso se le excluye de un modo construido sobre el contrato político, económico o social, de ese mundo del dar y el recibir, en el que sólo pueden entrar los que parecen tener algo interesante que devolver como retorno.

Adela Cortina plantea a la aporofobia como un auténtico desafío para la democracia, parte de la definición que hace Amartya Sen de la pobreza, definiéndola como la falta de libertad, imposibilidad de llevar a cabo los planes de vida que una persona tenga. Es por eso que se plantea que la única forma de erradicar la aporofobia es investigando las raíces culturales y biológicas del problema, plantear medidas eficaces que ayuden a establecer políticas de combate a la pobreza que tengan como fin último la reducción de las desigualdades, evitando caer en la “trampa de las políticas antipobreza” que llevan a la cronificación del problema, porque logran que las personas ganen lo suficiente para sobrevivir pero no para salir de la condición de pobreza.

Regresando al argumento de la película de Bong Joon-ho, la aporofobia puede provocar la comisión de delitos de odio o la generación de discursos que ahonden el desprecio por los menos favorecidos. Al final de la película, nadie pudo ser feliz, todo salió mal, las desigualdades fluyeron en el momento menos oportuno de la trama para terminar con la paz forzada en la convivencia de los dos extremos.

“Parásitos”, parece tener el Oscar como mejor película extranjera en la bolsa, ganó el globo de oro en la misma categoría y su director será competitivo también; aunque más allá de los laureles que coseche como pieza de arte, los mensajes cifrados que nos deja en la visión de dos familias en particular, resultan tremendamente brutales al extrapolarlos a la generalización de una sociedad tremenda excluyente, son brutales.

Cortesía del Heraldo de Puebla

Continuar Leyendo
Click para comentar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Opinión

El show de la rifa del avión presidencial

Publicado

a

Por

Por Gerardo GALICIA.

¿Qué hará con el quien se lo gane?

 

Cuando AMLO estaba en campaña propuso la venta del avión presidencial, incluso que nunca se subiría a él, ya que implicaba un gasto excesivo, porque hasta la fecha el costo por la deuda ha sido de más de mil millones de dólares y el avión costó la cifra de 218 millones de dólares, por lo que desde hace varias semanas se retomó el tema en las conferencias mañaneras primeramente con el discurso de la venta y posteriormente con un mago sorteo, donde incluso ya se presentó el boleto alusivo, por lo tanto ya se tienen dos opciones. Ante esta situación las redes sociales y medios de comunicación  se han inundado de comentarios, memes y noticias referentes a este asunto, los detractores dirán que es una tomada de pelo con argumentos como ¿Qué hará con el quien se lo gane? o tal vez que es una cortina de humo para evadir otros temas; mientras que quienes están a favor hablan de la recuperación del dinero o proponen que quien se lo gane lo venda, incluso políticos a fines del gobierno ya plantean quitar candados a la lotería nacional para la posibilidad de sortearlo, lo cierto es que es parte de una estrategia mediática bien estructurada con objetivos claros como mantener los índices de popularidad altos en los sondeos y el de  mantener la atención de un ciudadano o espectador por medio de esta historia y crear de esto una performance o espectáculo político como lo describe el escritor Cristian Salmon en “La Ceremonia del Caníbal” cuando habla de contar una historia capaz de captar la atención y estructurar audiencia conquistando corazones y mentes por medio de relatos inspiradores o ¿A poco no? paso por nuestra mente comprar un boleto para la rifa o nos imaginamos volando en el avión, entonces con esto se cumplió el objetivo de la comunicación política del gobierno de movilizar emociones, fidelizar las audiencias, guiar y retener las atenciones gracias a esta excelente narrativa de la que habla el presidente de la república al referirse al famoso avión presidencial.

 

La venta del avión presidencial  se ha convertido por alguna circunstancia en un asunto de interés nacional, la mayoría de la gente sigue opinando del mismo con las familias, con los amigos o compañeros de trabajo, hablando de trivialidades de este aspecto o también los medios de comunicación ya lanzando encuestas acerca de quien compraría el boleto, se cumple por lo tanto el objetivo de poner a este tema en la opinión pública que es como dice Giovanni Sartori en su libro de “homo videns”  el conjunto de opiniones que se encuentra en el público y en los públicos con acontecimientos insignificantes como ridículamente exagerados con un pseudo acontecimiento prefabricado.

 

Este tema da mucho de qué hablar para el análisis como consultor en comunicación, marketing o demoscopia diría que se convirtió en una extraordinaria estrategia de medios y de persuasión hacia un tema específico porque logró posicionarse hasta lograr captar la atención del público con una historia con un libreto maravilloso que nos mantiene atentos para ver cuál será el final de la novela, sin embargo me entra el temor que esté sucediendo una manipulación mediática como lo plantea el lingüista Chomsky como la distracción, crear problemas y después ofrecer soluciones, mantener al público en la ignorancia o dirigirse al el  como individuos de poca edad.

 

Seguramente y sin dudarlo en la política mexicana seguirán existiendo estos performance o espectáculos políticos con historias bien o mal estructuradas que llevaran a captar la atención del público en los medios de comunicación tradicionales y digitales, pero como gobiernos además de estos asuntos no deben de olvidarse de los verdaderos problemas que si se tratan adecuadamente se mantendrán esos índices de popularidad altos que ellos quieren, porque si no seguiremos viendo ventas de aviones, de submarinos o tal vez la historia del perro volador.

 

Mtro en Opinión Pública Y Marketing Político

 

Twitter: @JGerardoGalicia

Continuar Leyendo

Opinión

Tendencia Boomerang

Publicado

a

Por

Por Leobardo Rodríguez Juárez

Bernie y su revolución (nuestra revolución).

 

En 2016, fuimos testigos de una de las escenas de disciplina partidaria más elocuente de los últimos tiempos; en la Convención Nacional Demócrata de aquel año; el Senador por Vermont, Bernie Sanders votaba públicamente por Hillary Clinton como candidata demócrata a la presidencia de los Estados Unidos de Norte América. La campaña había resultado desgastante para todos los perfiles que buscaron la postulación en ese año, Clinton nunca logró sacudirse el fantasma del hackeo de su cuenta de correo electrónico personal y Sanders se hundió entre los señalamientos de ser un candidato socialista, etiqueta que puede producir terror para el votante promedio.

El resultado de la elección en el 2016 es por todos conocido, Donald Trump venció a Hillary Clinton gracias a la compleja fórmula electoral que los “padres de la democracia” crearon para mantener sus equilibrios fundacionales y que siguen aplicando a pesar de ser anticuada y obsoleta.

 

Han sido cuatro años de auténtico terror para algunos sectores de la sociedad norteamericana, sobre todo para los inmigrantes y grupos vulnerables.  El estilo de gobernar de Trump ha estado caracterizado por el autoritarismo y las constantes denuncias de excesos y recurrentes conflictos de intereses. Subrayo que ha sido de terror para algunos sectores porque existen bloques de preferencias que se mantienen leales al mandatario americano, sobre todo los radicales republicanos que empujaron su triunfo ante la intentona de juicio político por parte de los demócratas que acusaron la intromisión de un gobierno extranjero para perjudicar a Joe Biden, el vicepresidente de Obama que también aspira a la nominación demócrata.

 

En este contexto de polarización, surge la figura del veterano político que se ha autodenominado como un socialista democrático. Sus principales propuestas y rasgos biográficos fueron delineados en su libro “Our Revolution. A future to belive in” Nuestra Revolución). Cuando habla de su vida política en Vermont, marca distancia con la clase política tradicional (establishment), se asume como el congresista independiente que más tiempo ha estado en el cargo de la historia.  Se describe como pacifista y plantea su estatura moral al diferenciar su camino al de los demás, el suyo ha sido un camino de esfuerzo y trabajo duro desde los condados más pequeños de su estado.

 

En la segunda parte del libro detalla su agenda para una “Nueva América”, es su hoja de ruta para transformar el país.  El documento está cargado de un amplio contenido ideológico, su primera consigna es derrotar a la oligarquía, ya que es la única manera en la que se reestablecerá un nuevo orden democrático que permita distribuir mejor la riqueza y evitar que todo permanezca en un puñado de millonarios que compran elecciones y de gobernadores que niegan el derecho al voto a las personas pobres o de color.   En materia económica, su propuesta es impedir que las empresas utilicen los paraísos fiscales para eludir impuestos; crear una tasa “Robin Hood” para los especuladores de Wall Street; concluir con las exenciones fiscales y los subsidios a las grandes empresas. De su propuesta, destaca el establecimiento de sistemas de salud universal (Medicare for all) y que los estudiantes puedan ingresar al nivel universitario (Collage for all).

 

La carrera democrática apenas inicia, pero ya es distinta a como se encontraba en el punto cero; en los Caucus de lowa, un enardecido proceso de Bernie en segundo sitio, muy cerca de Pete Buttigieg, el candidato de 38 años podría ser la nueva carta de los centristas ante el desplome de Biden y Warren. Sanders se convirtió en el favorito, gana en el Cactus de New Hampshire pero no arrasa, otra vez queda muy cerca de Buttigieg y se consolida una nueva alterativa en la persona de Michel Bloomberg que corre al mismo carril moderado. Sanders lidera las apuestas, posee la recaudación más alta con casi 160 millones de dólares en pequeñas contribuciones (menores a 200 dólares).

 

El gran temor a la candidatura de Sanders es que en la campaña, Trump lo muestre como un socialista que defiende a Evo Morales, que es compatible con Chávez, que vocifera que no deberían existir multimillonarios y que su propuesta está plagada de ofertas populistas.

 

Falta mucho camino por recorrer, pero la “revolución” de Sanders puede ser el antídoto a la inminente candidatura republicana de Trump, la cual de manera natural seguirá siendo radical, polémica y con recursos económicos e institucionales ilimitados. Bernie tiene la probabilidad de polarizar la elección y lograr que los votantes switchers que abandonaron a Clinton en 2016, salgan a votar y eviten una catástrofe política con un segundo periodo de Trump, una catástrofe no sólo para los americanos sino para el mundo entero, tal como lo apuntó Luis Bassets en el diario El País: “Con cuatro años más, esta y muchas otras reglas quedarán alteradas por la concentración de poder presidencial y el definitivo pliegue aislacionista. Hará época, y en dirección abiertamente autoritaria. La clausura de la etapa de los 70 años de compromiso con Europa, iniciada en el primer mandato, quedaría así definitivamente instalada en un nuevo mapa multipolar, propenso a la proliferación nuclear, a los populismos nacionalistas y a cambios de frontera como los que ya hemos conocido en Crimea. Sufrirían, quizá hasta la ruptura, el vínculo transatlántico y el proyecto de unidad europea”.

 

Cortesía del Heraldo de Puebla

 

Continuar Leyendo

Opinión

PALABRA DE TIGRE 28

Publicado

a

Por

Por: Humberto Aguilar Coronado

 

El peor enemigo de un panista es otro panista

 

Muchas veces he escuchado, a propósito de la fuerte embestida contra los latinos a través de la política migratoria instrumentada por el Presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, que el peor enemigo de un latino es otro latino.

En el país del norte se llegó a afirmar que la victoria obtenida hace casi cuatro años por el actual Presidente, se debió a que la mayoría de los latinos con derecho al ejercicio del sufragio radicados en Estados Unidos, le dieron su voto a Donald Trump, apoyando sus propuestas sobre política migratoria, para cerrarle el paso a más latinos de incorporarse al famoso sueño americano.

La realidad es que quién apostó por el voto latino en esas elecciones, fue la candidata del partido demócrata, Hillary Clinton, a quien el porcentaje de ese voto latino, si bien le favoreció, no fue suficiente para ganar, porque estados como Florida no hicieron la diferencia. En cambio, el incremento del porcentaje del voto latino para el candidato republicano, si hizo la diferencia y lo llevó, de la amenaza, a la instrumentación de esas políticas públicas antiinmigrantes.

Incluso se llegó a decir que una gran cantidad de mexicanos radicados en los Estados Unidos, estaban de acuerdo en la construcción del muro que impediría que los mexicanos indocumentados, pudieran llegar a ese país y buscar oportunidades de desarrollo.

Pareciera que en ese país, se actualizó el dicho que hizo famoso el actor mexicano Héctor Suárez, con su personaje de Tránsito en la película “el mil usos”, en donde el sueño mexicano consistía en que los hombres que vivían en una situación de pobreza en el campo, salieran de sus comunidades para ir al Distrito Federal a buscar fortuna.

La frase que quedó en la memoria es parte de la canción que se escucha al final de la película, cuando Tránsito, el trabajador del campo, no alcanza su objetivo, pero en cambio, si pasa por un gran sufrimiento: “ya no vengan para acá, quédense mejor allá”.

Traigo a la memoria esta anécdota, porque he escuchado algo similar en el terreno de los partidos políticos en nuestro país, especialmente en el Partido Acción Nacional. El dicho es, que el peor enemigo de un panista es otro panista. Lo peor del caso es que lo haya dicho, entre otros, el gobernador de Baja California, que ni militante del PAN es.

El afirmó en el mes de julio del año pasado que: “El peor enemigo del PAN está en el PAN…  no me puedo preocupar por eso, porque está fuera de control. Es una vergüenza la institución del PAN en Baja California, han destrozado nuestro estado y se han destrozado ellos mismos al grado de que ni siquiera se respetan entre ellos. Es un partido desfondado al igual que el PRI, ahí están las consecuencias, que no le echen la culpa a los demás por lo que está pasando, son ellos mismos. Que arreglen sus problemas”.

Desde enero del 2019, un grupo importante de liderazgos panistas en Puebla, nos hemos esforzado para tratar de buscar la unidad y promover la inclusión de integrantes de diferentes equipos en los órganos de decisión, sin embargo y desafortunadamente, hasta el momento no ha sido posible, con lo que pareciera que algunos al interior del PAN, le quieren dar la razón al gobernador de Baja California, trasladando la realidad que se vive allá, a nuestro estado, haciendo real esa expresión de desprecio al compañerismo, a la lucha por los mismos ideales y a no reconocer que el adversario principal está afuera de las filas del Partido Acción Nacional.

Coincido con la Presidenta del PAN, pero de Zacatecas, que los enemigos del PAN son y deben seguir siendo, la corrupción, la impunidad, la pobreza y la inseguridad, que por ahora aquí en Puebla, no representa ningún panista, por la sencilla razón que el PAN no gobierna el estado, ni las principales ciudades.

Sirva de reflexión para quien quiera escuchar y contribuir a la unidad del PAN, para que no se haga realidad la expresión señalada arriba, pero aplicada al PAN: “ya no vengan para acá”.

 

*Es Licenciado en Ciencia Política y Maestro en Negociación por la Universidad Carlos III de Madrid, España.

 

Continuar Leyendo

Trending